Con la llegada del covid-19, la industria de la aviación ha sufrido un enorme impacto, pero lo cierto es que esta es mucho más que la aviación comercial, y prueba de ello es que, en estos meses, lejos de sufrir un parón completo, el sector ha seguido innovando y explorando las posibilidades de una reconversión hacia la transición energética y la digitalización que más que futuro es ya presente.

Skydweller, el avión solar y sin piloto

Con 72 metros de envergadura, completamente revestido de placas solares y producido al 80% en fibra de carbono, el Skydweller pesa tan poco como un coche y fue el primer avión, ya en 2016, en dar la vuelta al mundo sin utilizar combustibles fósiles. Después de haber permanecido desmontado en un almacén suizo, sus nuevos dueños quieren convertirlo en un pseudosatélite vigilante, capaz de volar sin descanso mandando información de forma ininterrumpida, y pasando de ser un avión pilotado a ser un avión autónomo. Esto podría servir para luchar con catástrofes naturales, emergencias, vigilancia forestal, control de rutas de narcotráfico, inmigración, pesca, investigación científica…

ZEROe: avión cero emisiones, propulsado por hidrógeno

Airbus está ya embarcada en una de sus misiones más ambiciosas: poner en marcha tres modelos de avión propulsados por hidrógeno, que estén operativos en 2035. Se propulsarán con la combustión del hidrógeno gracias a unos motores de gas modificados, a la vez que utilizarán el hidrógeno líquido para la combustión con oxígeno. Además, las células de combustible de hidrógeno crean energía eléctrica, que complementa la turbina de gas, dando como resultado un sistema de propulsión híbrido-eléctrico muy eficiente. Habrá tres modelos:

  • Turbofan, con dos motores híbridos de hidrógeno y almacenamiento de hidrógeno líquido en la mampara de presión trasera, que tendrá capacidad para menos de 100 pasajeros y podría recorrer 1.900 kilómetros.
  • Turboprop: dos motores turbohélice híbridos de hidrógeno, con almacenamiento y distribución del hidrógeno se encuentran en el mismo lugar que en el avión anterior. Su capacidad será de menos de 200 pasajeros y su rango de recorrido de 3.800 kilómetros.
  • Blended-Wing Body (BWB): De nuevo, viene de dos motores turbohélice híbridos de hidrógeno, y similar capacidad y recorrido, pero con almacenamiento y distribución del hidrógeno bajo las alas.

El primer avión eléctrico de pasajeros, en 2026

La aerolínea noruega Widerøe ha anunciado que en 2026 operará la primera ruta aérea de pasajeros operada por un avión 100% eléctrico. Lo hará de la mano de Rolls Royce en lo referente al motor y de Tecam en cuanto a ingeniería.

Se trata del desarrollo del P-Volt, en el que llevan trabajando ambas compañías desde hace tiempo. Esta aeronave cuenta con tres motores de propulsión eléctricos que ya han sido testados y pueden alcanzar los 480 km/h con una potencia combinada de 500 caballos. Por el momento, el avión podrá transportar a un máximo de 9 pasajeros, pero el logro no es baladí, ya que pone la primera piedra hacia la aviación comercial electrificada. Rolls Royce está trabajando ya para mejorar sus motores eléctricos con el objetivo de que sean capaces de propulsar aeronaves más grandes y de más peso.

Los drones: negocio en auge

En paralelo a los avances en las aeronaves convencionales, el sector de los drones no deja de crecer a un ritmo vertiginoso. Solo en la región de Galicia, las empresas que operan los UAVs han crecido un 69% en el último año. En España, la cifra de compañías supera ya los 4.500, y se espera que España cuente en el 2035 con 51.400 drones que generarán un volumen de negocio de 1.200 millones de euros.