Versa Real Projects nació como spin off de la empresa Soltec Ingenieros para abordar la construcción modular industrializada en vivienda, restauración y retail o soluciones específicas como por ejemplo hospitales. Han recibido el premio SEUA-Mindtech por su aportación a la economía circular.

Desde el año 2018, Versa Real Projects ha diseñado y fabricado más de 130 módulos prefabricados con una facturación superior a 3,5 millones de euros. Con sede en Vigo y una delegación en Barcelona, su mercado se centra principalmente en España y Portugal pero están trabajando en proyectos en el extranjero en países como Italia, Guinea, Congo o Panamá, desde donde se han interesado en sus productos.

1.¿Cuál es el valor añadido de vuestra empresa?

El factor diferenciador más importante frente a otras empresas del sector es que disponemos de un departamento técnico muy potente formado por arquitectos e ingenieros capaces de abarcar cualquier desafío técnico. En este sentido, cuanto más complicado técnicamente sea el proyecto, mayor potencial puede aportar VERSA, tanto en la fase de proyecto, como en la fase de ejecución de la obra.

2.Habéis resultado premiados en la categoría Economía Circular de los SEUA – Mindtech Awards por vuestras construcciones modulares a partir de contenedores marítimos ¿Qué supone para vosotros este premio?

Para nosotros este premio es muy importante. Al igual que muchas empresas, venimos de pasar una época muy complicada con restricciones de movilidad que implicaron la paralización de muchos proyectos.

En los últimos meses, los proyectos se han vuelto a reactivar y a esa reactivación se le suma este premio de los SEUA – Mindtech Awards en economía circular, lo cual hace que sea un doble empuje para nuestra empresa.

El hecho de que haya una categoría de economía circular en los SEUA – Mindtech Awards es importante por que creemos que la economía circular es fundamental para el crecimiento de la sociedad.

Las empresas tenemos la obligación, por lo menos moral, de contribuir al mantenimiento de un estado de bienestar en la sociedad. La utilización de elementos recuperados en la construcción y la utilización de componentes y materiales de cercanía, no solo reduce la huella de carbono del transporte, sino que dinamiza la economía local, genera desarrollo y conocimiento propio que nos hace más competitivos, garantiza la producción con políticas de igualdad, sostenibilidad y protección del medioambiente que no se pueden garantizar en otros países donde, a priori, se produce de forma más económica.

3.¿Pensáis que esta alternativa a las construcciones tradicionales es la tendencia futura?

La construcción modular es claramente una alternativa de futuro, y de presente, en el sector de construcción por múltiples ventajas, entre las que podemos destacar la reducción de residuos y emisiones contaminantes, la reducción de los plazos de ejecución, la mejora de la calidad de ejecución y de los materiales empleados o la reducción de imprevistos en plazo y presupuesto, entre otras.

Pero hay un factor determinante y es que en el sector de la construcción no hay relevo generacional.

Las nuevas generaciones no se están incorporando en el sector de la construcción y las empresas están encontrando serias dificultades para encontrar trabajadores cualificados. Encontrar trabajadores como montadores o integradores en una planta de fabricación, con tareas más estandarizadas y la utilización de robots para la construcción modular será el camino para solventar la falta de mano de obra cualificada y poder atender la demanda del mercado.

4.¿Cómo afrontáis la recuperación/reactivación en el nuevo escenario impuesto por el COVID-19? ¿Cómo creéis que se presenta el año 2021-2022 para la industria del metal y sus tecnologías asociadas en España en particular y en el Polo Ibérico en general?

Una vez superada la etapa más complicada de la pandemia vemos cómo los promotores están volviendo a reactivar sus proyectos, y con prudencia, podemos decir que somos optimistas en el nuevo escenario. La batalla al COVID-19 no está ni mucho menos ganada y nos tenemos que acostumbrar a esta nueva realidad y convivir con ella.

Entendemos que la inyección de fondos extraordinarios puesto en marcha por la Unión Europea en los próximos años ayudará a dinamizar la economía nacional en todos los sectores y la industria del metal estará preparada.