El acero y el aluminio siguen siendo materiales referentes en muchas líneas de montaje industrial del transporte. Sin embargo, actualmente se trabaja en buscar alternativas y desarrollar materiales más ligeros, que harán menos pesados los vehículos permitiendo el ahorro de combustible. También se persigue promover que los medios de transporte integren materiales que los vuelvan más seguros y sostenibles.

Es necesario, además, buscar modos de propulsión alternativa a los derivados del petróleo. Una de las posibilidades la abre la energía solar, y de hecho ya existen modelos de avión que han dado la vuelta al mundo propulsados por la luz del astro rey.

Paralelamente, se apuesta por implementar procesos de hibridación con motores eléctricos en los aviones, gracias a nuevos sistemas de combustibles, como el hidrógeno verde, que se produce por electrólisis del agua a partir de electricidad proveniente de fuentes renovables. Este combustible que muchos han denominado ya el combustible del futuro ha multiplicado su demanda por tres desde 1975, y continúa aumentando hoy en día.

Composite polimérico

La industria aeronáutica, además, trabaja promoviendo materiales nuevos y diversos como el composite polimérico. Hasta ahora, muchos aviones se fabrican con materiales termoestables, pero se fomenta su cambio por termoplásticos, que se puedan reciclar mejor para volver a formar parte de la línea productiva.

Junto a esto, las industrias naval, ferroviaria y automotriz también están repensando la movilidad al apostar por integrar nuevos materiales. La automoción trabaja por desarrollar materiales más ligeros con los que conseguir vehículos menos pesados.

La industria del ferrocarril, por su pare, realiza pruebas para dar el salto a la utilización de pilas de hidrógeno (ya hay trenes con este combustible circulando en Europa). Y en el naval también se trabaja ya en esta línea.

¿Quieres exponer en Mindtech 2021? Reserva ya tu espacio