El incremento de la tecnología en el sector industrial ha supuesto una revolución en la forma de trabajar de las empresas. A la par, surge la necesidad de proteger el patrimonio de datos e información que se genera a través de estándares de ciberseguridad que son cada vez más exigentes. Analizamos 5 claves para generar entornos seguros en el sector industrial

1. Blockchain

Este término ligado popularmente a la criptografía también tiene su uso y aplicación a las empresas que operan en sectores tradicionales. Muchas de ellas apuestan por una migración a la web 3.0, ofreciéndoles una mayor performance en su negocio y altas dosis de seguridad de datos.

Pero, ¿qué es el Blockchain? Se trata de una cadena de bloques que trabaja por un algoritmo de consenso, es decir, son todos los usuarios de la red quienes verifican y aprueban que la información que se plasma en los bloques es verdadera, dando lugar a que la información sea muy difícil de hackear y corromper.

Empresas como Amazon, Microsoft o la consultora Deloitte ya han hecho esta migración para lograr un mayor índice de seguridad, descentralización y eficiencia.

2. Zero Trust Security

Esta visión de ciberseguridad aboga por utilizar perímetros de seguridad, en donde los actores de confianza ya están dentro de la propia red y los que intentan entrar en ella los excluye como usuarios no autorizados. Resumiendo, la Zero Trust Security trata de crear una red interna a cada organización en dónde sólo determinados dispositivos podrán acceder a ella.

Para poder usar este sistema las organizaciones deberán:

  • Verificar el usuario
  • Verificar el dispositivo
  • Limitar accesos
  • Adaptarse a los cambios

Dicho enfoque permite reducir el riesgo de perder información valiosa y proteger a los elementos conectados a la red que se encuentre o no físicamente en el centro de una organización, es decir, la red del internet de las cosas (IoT). Esta red de objetos incorpora sensores, softwares y otras tecnologías con el fin de dar una mayor interacción y usabilidad, que es a lo que denominamos Industria 4.0

3. Servidor proxy

Los servidores proxy son una herramienta que hace que nuestras búsquedas en la red sean más seguras. Su función es ser un intermediario entre nuestra identificación en internet, es decir, nuestra IP, y las páginas web de destino.

Por ejemplo, en el caso de entrar en una página web no amigable estaríamos protegiendo nuestra identidad frente a terceros, impidiendo que seamos rastreados y vulnerados por otros. En resumen, el servidor proxy será el encargado de mostrar los datos de su servidor en vez de los nuestros.

4. Escáner de vulnerabilidades

Seguramente este sea el sistema más utilizado por las empresas de cualquier tamaño, los popularmente conocidos como anti virus. En la ciberseguridad a nivel usuario se utilizan para detectar posibles amenazas e incluso, los más avanzados, protegernos antes ellas y eliminarlas.

A nivel industrial y empresarial actúan de una manera diferente, se encargan de detectar, analizar y gestionar los puntos débiles del sistema, bloqueando cualquier entrada y salida de IPs dentro de la red local. También procuran dar avisos de ataques en tiempo real, con el objetivo de evitar pérdida de datos, parones en la producción o ataques de mayor calibre como el robo de capital.

5. Protocolos de seguridad

Más allá de todas las técnicas mencionadas anteriormente, podemos seguir una serie de hábitos que, sin ser herramientas de ciberseguridad, nos permitirán mantener nuestros datos e información más seguras frente a ataques cibernéticos.

Existen infinidad de ellas, pero en este post destacamos las siguientes:

  • Contraseñas fuertes, intercalando números con letras
  • Accesos de doble verificación con mail y/o teléfono
  • Copias de seguridad
  • No acceder a páginas de dudosa seguridad
  • Comprobar la autenticidad de enlaces y perfiles